CUIDADOR DE CABALLOS, NUEVA FORMACIÓN EN ACTIVATRES

| 2018-06-26T09:56:55+00:00 26 junio, 2018|Área Veterinaria|Sin comentarios

¿Quieres trabajar con caballos? Hay muchas funciones que desarrollar en el mundo ecuestre. Lo más importante es saber identificar cuál es la que puede ofrecerte el futuro que deseas. Normalmente, las personas que están interesadas en estudiar o trabajar con caballos, ya conocen previamente este ambiente, de forma personal o laboral, han crecido junto a ellos, y de ahí su vocación, pero no siempre es así y por ello no es un requisito esencial para buscar un trabajo en este sector.

Algunos de los empleos que más habitualmente se demandan en el sector ecuestre son los siguientes:

Los establos requieren mucho trabajo y siempre necesitan personas para determinadas tareas. Estas incluyen: administrador del establo, instructor de equitación o entrenador, herrador, limpieza y cuidado del caballo, auxiliar o asistente veterinario ecuestre, etc. Uno de los mejores trabajos para comenzar es el de cuidador de caballos y limpieza de los establos.

En función del tamaño de los establos, una persona puede encargarse de dos trabajos.  Cuando el establo es de pequeñas dimensiones, la misma persona puede encargarse de gestionar todo, pero si el establo es más grande, se deberá diferenciar entre el trabajo práctico del día a día, y el de gestión y administración del establecimiento.

Un herrador se encarga de las pezuñas de los caballos, cambiar las herraduras, diagnosticar y tratar problemas. Los herradores deben estar registrados y entrenados.

Un monitor de equitación es el responsable de entrenar a los caballos y de sus cuidados. Habitualmente estos puestos requieren de mucha experiencia en determinadas disciplinas como doma clásica, saltos, etc.

Uno de los trabajos más importantes y de los que requiere más experiencia y estudios es el de auxiliar veterinario equino. En esta formación estudiarás la anatomía y morfología de los caballos y aprenderás cuales son los cuidados y alimentación necesaria.  Sabrás identificar las patologías más frecuentes y como prevenirlas, y también conocerás más a fondo la historia y orígenes de estos maravillosos animales, así como sus razas.

Con estas formaciones podremos dedicarnos también a la cría de caballos, un sector con mucho beneficio en la industria equina.  Todos los trabajos equinos relacionados con la cría necesitan de fuerza por parte del empleado, experiencia en la anatomía del caballo y carácter, así como la habilidad de pensar y actuar rápidamente con presión.

Por último,  y como decíamos al principio de nuestro post, si estás interesado en desarrollarte profesionalmente en este sector, uno de los  mejores trabajos para comenzar es el de cuidador de caballos. Los caballos son animales muy nobles y trabajar con ellos aporta una gran satisfacción y felicidad, pero que estén sanos y fuertes requieren unos cuidados muy concretos que aquí te vamos a detallar:

Espacios abiertos. A los caballos les gusta disfrutar de su libertad, para que el animal no se sienta atrapado, es recomendable que habite en un mínimo de una hectárea de terreno.
Limpiar su hábitat. Es necesario conocer la apariencia de algunas plantas venenosas y limpiar el terreno regularmente.
Pasto cerrado. Para evitar que el caballo se escape o se lesione, debe habitar en un espacio cercado. Pero debemos tener cuidado y utilizar siempre un alambre liso para que el animal no se lesione al acercarse a los límites.
Refugio limpio y adecuado. Su establo debe tener al menos tres paredes para protegerle del viento, la lluvia y el sol; y, principalmente, debe estar limpio. Retirar sus excrementos y la paja todos los días es muy importante para que no se contagie de enfermedades. Por otra parte, también hay que asegurarse de que el agua esté siempre fresca y limpia.
Cama cómoda y caliente. La paja suele ser lo más cómodo, pero debe cambiarse diariamente para evitar que aparezcan hongos.
Aseo personal y buena alimentación son imprescindibles tareas para que el animal lleve una vida saludable. Hay que revisar sus herraduras con regularidad. y llevar un plan antiparasitario para tener bien controlado al animal.

Sin duda es un trabajo duro pero insistimos, muy gratificante, si de verdad tienes vocación. No lo pienses más y llámanos para matricularte en nuestro curso de cuidador de caballos. Matricula abierta. ¡Te esperamos!