LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN EL DEPORTE

| 2017-05-17T00:44:46+00:00 10 mayo, 2017|Área Deportiva|Sin comentarios

La nutrición es de suma importancia para las personas en general, y en particular para los deportistas, ya que la alimentación proporciona la fuente de energía necesaria para llevar a cabo la actividad física. Los alimentos impactan en la fuerza, la formación, el rendimiento y la recuperación. Si estáis interesados en este área, desde ACTIVATRES os invitamos a informaros sobre el curso de NUTRICIÓN DEPORTIVA Y PREPARACIÓN FÍSICA para poder desarrollaros profesionalmente y dedicaros a lo que más os gusta, el deporte.

nutrición deportiva

La alimentación es la manera de proporcionar al organismo las sustancias esenciales para el mantenimiento de la vida. Hay muchas formas de alimentarse y es responsabilidad del deportista el saber elegir de forma correcta los alimentos que sean más convenientes para su salud y que influyan de forma positiva en su rendimiento físico. Y no solo a eso, sino que también debe estar atento a la calidad de estos alimentos y a la cantidad que consume, así como, al momento del día en los que los come. Sencillamente, porque no es el mismo grupo de alimentos el que se incorpora antes, durante o después de una práctica deportiva o entrenamiento. Y esto tiene una gran importancia puesto que  el rendimiento deportivo de una persona puede verse afectado por la mala calidad de su plan nutricional, el exceso o déficit en la ingestión y el consumo desordenado alimentos, por supuesto, también deberá prestar especial atención a la hidratación.

Debemos consumir una dieta equilibrada y esto como se suele decir se consigue con una alimentación variada, de ella dependerán los resultados del deportista y la posibilidad de que éste alcance su máximo rendimiento.

Si eres deportista, debes asegurarte dosis proporcionadas de distintos tipos de alimentos, para que, en tu dieta, no falte de nada:

  1. Alimentos formadores de tejidos (predominan las proteínas). Ejemplos: leche y sus derivados (productos lácteos), pescados, carnes y huevos.
  2. Alimentos mixtos (energéticos). Aportan calorías y regulan el metabolismo. Ejemplos: hidratos de carbono (patata, frutas, panes…) y fibras (legumbres, semillas y frutos secos).
  3. Alimentos reguladores, con predominio de vitaminas y minerales. Ejemplos: verduras, hortalizas y frutas.
  4. Alimentos energéticos. Predominan los lípidos y grasas. Ejemplos: cereales (pasta, pan, maíz…), azúcares, aceites y mantecas.

Recuerda: si consumes poca variedad de alimentos o solo pertenecientes a uno de los grupos, podrías padecer las consecuencias de un déficit nutricional y llegar a poner en serio riesgo tu salud.

La dieta diaria de un deportista suele oscilar entre las 2.000 y 2.500 calorías diarias, lo que propicia un peso corporal saludable. Las comidas consumidas antes y después del ejercicio son las más importantes en la nutrición deportiva. Como regla general, los atletas deben comer alrededor de dos horas antes de hacer ejercicio. Esta comida debe ser rica en carbohidratos, baja en grasas y moderada en proteínas. Los carbohidratos son la principal fuente de energía que requiere el ejercicio, y las proteínas ayudan en el crecimiento muscular y la reparación. Después de hacer ejercicio es necesario sustituir los hidratos de carbono que se han perdido y asegurar la recuperación muscular adecuada mediante la inclusión de proteínas. Las proporciones de proteínas y carbohidratos que se requieran variarán dependiendo de la intensidad y del tipo de deporte que se practique.

Una buena hidratación es indispensable para el mantenimiento del equilibrio y buen funcionamiento del organismo. Al entrenar en un gimnasio, jugando al fútbol, practicando boxeo o nadando, el cuerpo pierde agua (no solamente en forma de transpiración). Por ello, has de prestar mucha atención a la cantidad de líquido que consumes, antes, durante y después de un ejercicio físico de consideración. Te conviene beber bastante agua, al menos, dos horas antes de realizar un gran esfuerzo. Durante la práctica de un deporte, te aconsejamos tomar agua en pequeños sorbos, cada diez o quince minutos. También es importante hidratarse adecuadamente después del ejercicio.

Para finalizar, hemos de destacar que una nutrición deportiva saludable implica un conjunto de hábitos saludables que, si se adoptan, pueden mejorar tu vida. Seguir una dieta equilibrada requiere de fuerza de voluntad, disciplina rigurosa y mucho esfuerzo, que se verá ampliamente compensado por el buen rendimiento físico y los resultados óptimos en el gimnasio.